Mayormente nublado

Mayormente nublado

23°C

Lo determinó un peritaje toxicológico. La joven había dicho que su novio "tomaba" siempre que salían.

Un peritaje toxicológico realizado al cuerpo de Fernando Pastorizzo, asesinado en Gualeguaychú por su novia, Nahir Galarza, determinó que el joven esa noche no había consumido drogas ni alcohol.
El peritaje fue realizado por personal de Criminalística de la Policía de Paraná y su resultado fue entregado en las últimas horas al fiscal del caso de Gualeguaychú, Sergio Rondoni Caffa.

Según las fuentes judiciales que tienen acceso al expediente, los peritos confirmaron que "no se constató presencia de alcohol ni de drogas" en el cuerpo del joven asesinado.
La joven detenida por el crimen había asegurado en la primera de las tres declaraciones que brindó en el marco de la causa, cuando aún era testigo, que su exnovio tomaba alcohol cuando salía y que alguna vez lo había visto consumir marihuana. Además, había dicho que la noche del crimen Fernando había estado muy violento y que la había agarrado del pelo y golpeado tras una discusión por celos.
Tras su confesión, la chica fue internada en la sala 1 de Psiquiatría del Hospital Centenario por su estado de shock, y luego trasladada a una celda de la Comisaría del Menor y la Mujer, donde cumple la prisión preventiva por 60 días.
El pasado martes la acusada amplió su indagatoria y dio otra versión del hecho. Aseguró que los dos disparos con los que mató a la víctima fueron "accidentales" y que en la primera declaración como imputada mintió porque tenía miedo que culpasen a su padre policía, quien era el dueño del arma homicida.
En esa tercera declaración, la joven aseguró que esa noche discutió en varias oportunidades con Fernando, que éste la golpeó y la agarró de los pelos, y que fue él quien tomó de la heladera el arma calibre 9 milímetros de su padre y se la llevó.
Además, dijo que en medio de la discusión, el joven le gatilló el arma en el estómago porque tenía celos y, luego, sobre el crimen, relató que los disparos se efectuaron accidentalmente cuando Fernando realizó una mala maniobra con la moto en la que la llevaba a ella a la casa de su abuela.